21 Julio 2019

CAPÍTULO UNO: El origen

Apuntes
CAPÍTULO UNO: El origen

Esta historia tiene tantos matices que quisimos contarla por capítulos. Es la historia de Natalia y David, pero también de Entreaguas, esa marca de swimwear y beachwear, ese universo de arte para vestir, como lo llama Natalia, que nació en 2012 y que tiene tanto de corrientes: desde que estamos en el vientre somos agua.

También es la historia de Experiesense, la nueva línea de Entreaguas, que Natalia y David decidieron lanzar (como un homenaje al arte y también por ser la ocasión perfecta donde pueden ser lo que son) en su propio matrimonio. Una nueva línea que pretende decorar espacios, pero sobre todo, desarrollar experiencias; mover los sentidos. Para entender todo este cosmos, hay que ir despacio, con lupa —si se quiere— y con la piel dispuesta a recibir oleaje.

¡Bienvenidos a esta miniserie escrita!

.  .  .  .  . 

LA HISTORIA

Hay amores que entienden de naturaleza, que saben escuchar el eco del viento, que siembran raíces tan fuertes como un árbol de Ceiba, que fluyen como el agua, porque confían en su cauce, en su ritmo: Natalia y David.

Hay un álbum lleno de fotos de cuando fueron amigos. Porque primero fueron amigos. Los mejores. Los incondicionales. Esas fotos dicen que ella tenía 15 años y él, 17. Se conocieron cuando el mejor amigo de David la invitó a salir y el destino —que a veces hace lo que se le antoja— logró que aceptara para que pudieran encontrarse. Entonces, se volvieron inseparables.

Cuando miran hacia atrás, ven una vida genuina y feliz. Un par de adolescentes volviéndose amigos y al mismo tiempo, volviéndose amor. David iba a la casa de ella todos los días: veía tenis con Ricardo, el papá; cocinaba con Adriana, la mamá o le ayudaba a Natalia a cortar telas porque en ese entonces, ella vendía ropa. Un par de amigos, hasta que un día llegó un beso. Y después otro. Y después, en el Parque del Café, en una montaña rusa, un seamos novios. Pasarían tres años juntos, descubriendo que se querían como se quieren los verdaderos: sin prisa. Pasarían después, tres años distanciados, ella en Medellín estudiando Diseño de Modas y él en la Manizales de ambos, haciéndose administrador de empresas. Tres años donde cada uno tomó un rumbo, donde conocieron otras personas, otras familias, donde vivieron lejanos al otro.

Reencontrarse

Tres años de lejanía y, de nuevo, el destino haciendo sus antojos los reencontró en un paseo. Se habían extrañado tanto que el regreso se sintió natural, espontáneo, necesario. No solo la extrañó a ella, sino que también le faltó su familia: esa familia que supo quererlo desde el principio y que él quiso de vuelta. Esa y no otra: la de Ricardo Botero y Adriana Toro, los papás que decidieron adoptar —con un mes de nacida— a Natalia y a Alejandro. Esa familia, que siempre fue la suya. A ella le pasó lo mismo. Extrañó su tiempo con él, su calma, su lado racional, su temperamento sereno.

Ese ir y venir, tan propio del agua, lo supieron entender de la mejor manera para que hoy, después de todo, después de tanto, lleven cinco años y medio y tres de ellos viviendo juntos.

Primero fueron amigos. Los mejores. Los incondicionales. Después fueron el amor. Los cómplices. La vida. El agua.

LA PROPUESTA

La plaza Santo Domingo de Cartagena estaba de fiesta. Era 31 de diciembre y las dos familias (la de David y la de Natalia) se habían reunido. Estaban listos para abrazarse a las doce. Natalia se fue un momento al baño de la tienda de Entreaguas que tienen ubicada allí y cuando salió, David, ese hombre que conoció cuando tenía 15 y él 17, ese hombre que tanto quiere y que tanto admira, le dio un anillo. Uno simbólico, porque el verdadero lo diseñaría ella, a su gusto, con Catalina, la creadora de Capa Joyería.

David, que no suele ser tan expresivo, le dijo que siempre había estado convencido de compartir su tiempo con ella, que no quería esperar más para que se gozaran ese amor toda la vida, que nunca había tenido la menor duda de que Natalia era. Ella, tan espontánea para ser y para reaccionar, se empezó a reír, una risa nerviosa que se convirtió en lágrimas. Unas lágrimas de amor, de dicha, de agradecimiento: por ser ese hombre capaz de quererla a ella, a sus papás, a su hermano con síndrome de Asperger, a su entorno, con un amor que acompaña en la marea y también en la calma.

Ese 31 de diciembre hubo más abrazos que de costumbre. Con toda la razón. Con todo el amor.

ARTE PARA AMARTE

Se parecen en poco. Ella acelerada, intensa, se sumerge en sus ideas. Él cauteloso, sereno, piensa cada punto y cada paso. Ella más expresiva, él más de silencios. Natalia madruga. David duerme. Natalia va al gimnasio. David practica golf, natación. Ella tan de afán, él tan pausado. Se parecen en poco, pero se encuentran en la vida, en la cotidianidad, en el amor. En su gato Apolo, que adoran. En el tiempo en familia, que tanto anhelan. En los amigos, que comparten. En la comida, que les gusta que sea equilibrada. En los viajes, que incluyen naturaleza. Se encuentran en el arte de Entreaguas, la marca que Natalia creó y que él dirige.

Se encuentran cuando creen que son un nosotros único, auténtico. Que Natalias y David hay muchos, muchísimos en el mundo, pero ellos son un universo propio. Por eso, no quisieron ser Natalia y David para su matrimonio, para sus invitaciones. Quisieron, mejor, un nombre que los representara, que los diferenciara de tantas enes y tantas des. Un nombre que reflejara que siempre están más allá. Un nombre que es el lugar donde se encuentran, donde son: Arte para Amarte.

Le surgió a David, tan hábil en el juego de palabras y lo materializó Natalia, tan diestra en volver todo tangible. Un nombre. Un lugar. Un significado. Un título. Un hashtag. Un universo. Un cuadro inmortal, como el arte mismo.

LAS INVITACIONES

Natalia pinta desde que tiene diez años. El arte fue —y es— su búsqueda, su camino. Entreaguas es apenas una muestra de su espíritu artístico. También vende cuadros. Es una artista dedicada, que necesita ver que sus ideas surgen.

Para las invitaciones, quisieron algo especial, algo que sin palabras les dijera a cada una de las personas lo importantes que son, la buena compañía que significan, el cariño que les tienen. Lo lograron: la invitación es una caja en Earth Pack pintada en acrílico con resina, que semeja un lienzo; que parece el mar con un cielo atardecido. Una obra. Dentro, se encuentran una pieza tejida en macramé que se puede usar como llavero y tres tarjetas teñidas: la del nombre, Arte para Amarte; la de los detalles, que explica la gama de colores para el vestuario, la fecha, la hora y otras especificaciones; y la de la víspera, que invita a una reunión el día antes en La Cúpula, un rooftop de Manizales.

Aunque ella es la que pinta, la artista; él es el apoyo incondicional, el que la ayuda todo el tiempo. Él mezclaba colores, ella los volvía cielo. Él terminaba de armar las cajas que ella doblaba. Él metía las tarjetas cuidadosamente y les echaba el aroma cítrico, ella escribía una nota personalizada para cada invitado. Un proceso de dos. Un mes y medio. 220 invitados. 140 cajas. 140 obras de arte. 140 muestras de amor.

.  .  .  .  .

Llamamos El origen a este primer capítulo de la historia de Natalia+David, porque  este cielo tiene tantos matices, este árbol tantas ramas, este río tantas corrientes; que vale la pena sumergirse de a poco, como si se tratase del mar.

Vendrá el capítulo de ella como diseñadora en su propio matrimonio. Como artista de los vestidos de muchas de sus invitadas. Vendrá el capítulo de la nueva línea de Entreaguas y, por supuesto, vendrá el capítulo de la fiesta. Espérenlos, que sabemos que los van a disfrutar.

Fotos: cortesía.
ESTE TEXTO FUE ESCRITO POR JULI LONDOÑO PARA LLM.
(EN INSTAGRAM LA ENCUENTRAN COMO @CARECOCO). HERMANA DE PABLO, DE SANTIAGO, DE FELIPE. PERIODISTA, ENAMORADA DE LAS LETRAS HECHAS LIBROS, HISTORIAS, VIAJES, CANCIONES DE SABINA. SU FIRMA TIENE –SIEMPRE– UN ESPACIO EN LAS PÁGINAS DE ESTA LIBRETA MORADA.

Comentarios

  • + (57) 4 4881630 + (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto