19 Agosto 2019

¿Qué quieres en la vida? Mi respuesta fue emoción: Santiago Cayuela

Fotografía y video
¿Qué quieres en la vida? Mi respuesta fue emoción: Santiago Cayuela

A Santiago le gusta el mar como le gusta la vida. No puede separar una cosa de la otra: son lo mismo. Vive en un pequeño pueblo en el Sur de España. El Rompido, se llama. Un lugar de pescadores que lo trasladan una y otra vez a la inmensidad.

En este universo de amor y de parasiempres en el que vivimos sumergidos en esta Libreta, descubrimos su trabajo como videógrafo y quisimos saber más de él. Sus motivaciones, su esencia disruptiva, cómo empezó todo este cuento de estar detrás del lente de una cámara reviviendo las emociones más genuinas del ser humano.

¿Cómo llegaste al universo de los matrimonios?

“Desde el principio empecé haciendo bodas y cada día amo más hacerlas. Me parece algo increíble: es de los pocos momentos en la vida en el que todas las personas están felices y eso me llena de buenas energías. Creo que la responsabilidad es brutal, porque es el día más importante de muchas personas y depositan toda la confianza en ti para que hagas el mejor recuerdo que podrán tener en 20 años… ¡Es acojonante! Y, a veces, da vértigo, pero me encanta estar rodeado de parejas, de buen rollo, de felicidad y de poder hacer un legado tan bonito para que, después, unos nietos puedan ver esto”.

Santiago es licenciado en ciencias del mar, algo así como un biólogo marino con estudios de física y química, nos aclara. Pareciese que es el mar donde inician y terminan sus dudas, sus búsquedas. Ahí, en el fondo, empezó todo. Su padre es un aficionado por las cámaras y su hermano mayor, fotógrafo profesional. Mientras estudiaba su universidad, buceaba y exploraba el agua salada —y sus tesoros escondidos— con camaritas, tratando de retratar los animales.

Aquí, Santiago haciendo equipo con su amigo, el fotógrafo Serafín Castillo.

¿Cómo empezó tu empresa?

“CayuelaVIDEOS empezó justo hace cinco años, después de mi anterior aventura llamada Andalucía Marina (una empresa de cría de peces ornamentales). Todo iba genial, pero me di cuenta de que pasaba demasiadas horas trabajando y pocas disfrutando de la vida, de mi gente… Así que supe que había que hacer un clic y ese clic estaba claro desde hacía tiempo”.

Ese clic del que habla se convirtió en cayueladas. Así le gusta llamar a sus trabajos, a sus videos, a sus comerciales de tv, a sus documentales. A esa energía que siente cuando está haciéndolos. En sus propias palabras: “Intento plasmar los cinco sentidos, pongo toda la carne en el asador para que explote cuando acabe y digas “quiero más”.

Además de creer en el mar, cree en el amor. En Beita, su compañera de vida. En viajar: en invierno mientras escucha tronar y en primavera, mientras se sienta a tomarse un café a la orilla del mar. Cree más en su intuición que en seguir referentes. Cree en aquello que le agarre el corazón, que le vuelque la vida.

Cuando el amor tiene tantos significados, tantas aristas y tantas historias; pero a la vez termina siendo muchas veces un cliché universal, ¿cómo haces para plasmarlo sin caer siempre en lo mismo?

“Puafff, esto es bueno. ¿Sabes qué ocurre? Que cada pareja es diferente. Yo intento empaparme de su esencia para reflejar aquello que es especial solo en ellos. Vivo cada boda como algo único, porque realmente lo es; a lo mejor para mí no es la primera vez que unos novios lanzan una bomba de humo de color, pero es que para ellos sí, es su mayor ilusión y, entonces, así me lo tomo yo: como una primera vez. Pongo toda la energía para meterme en su vida por unos días”.

Dicen que para ser un artista, primero hay que conocer muy bien la técnica clásica para después romper con ella. De esta manera, por ejemplo, Picasso llegó al cubismo o Van Gogh al impresionismo. ¿Cuál ha sido el sello que has intentado construir durante tu carrera?

“El sello Cayuela. Intento que cualquiera de mis trabajos sean identificados como un  conjunto de emociones sensoriales; que esas emociones causen cosquillas. Que las personas sean parte de mi mundo —de mis ojos y mis manos— cuando ven un video mío”.

¿Cómo te reinventas?

“Soy muy exigente conmigo. Hasta que no veo claridad, no paro. Intento absorber cada cosa que sucede a mi alrededor en mi día a día… Creo que el equilibrio entre el estilo de vida y el trabajo es clave para ver las cosas diferentes. Viajar me ayuda mucho a esto”.

Dentro de esa exigencia están las ocho horas que se sienta a editar cuando está en la oficina, pero también la conciencia de que después del trabajo está la vida: va al gimnasio, a la playa, comparte con los que quiere. Ese equilibrio, que tanto busca y que ha encontrado, también le mantiene la sensibilidad más aguda: una canción lejana que escucha en el aeropuerto, un chasquido de dedos en la noche, las olas mientras surfea… cualquier alerta es insumo para crear, para despertarse del letargo, para clarificar ideas antes de un rodaje.

Tu trabajo es bastante disruptivo, ¿cómo logras que cada historia tenga ese aire?

“Realmente es culpa de las parejas: ellos confían en mí, en mi estilo y me dan plena confianza a crear lo que me nace dentro. Yo vivo experiencias en cada boda y luego las transformo en realidad”.

Normalmente, ¿qué tipo de novios te buscan?

“Simplemente novios, parejas que quieren disfrutar de su gran día al 200% y que quieren que les acompañe para que tengan el mejor recuerdo de sus vidas. Yo, simplemente, pongo toda mi energía en ello”.

Aunque sus videos rompen con el ideal romántico, son una analogía a la fiesta del amor: de la carcajada, de los saltos, de los bailes, de las lágrimas que provocan alegría. Son una analogía al amor en su estado puro y pleno, al amor de madres, de abuelos, de amigos. Son una analogía al amor en su forma más sonriente y también, más profunda. Y ahí, de nuevo, aparece el mar; que tanto se parece a quienes se quieren. O quizás, el amor también se parezca a aquella respuesta que nos dio Santiago cuando le preguntamos por sus sueños: “Nunca he tenido ningún sueño, siempre me he visto viviendo el día a día”.

¡Es acojonante! Y, a veces, da vértigo, pero me encanta estar rodeado de parejas, de buen rollo, de felicidad y de poder hacer un legado tan bonito para que, después, unos nietos puedan ver esto

A Santi, mil gracias por sacar un tiempito para conversar con esta Libreta morada y compartirnos más detalles de su increíble trabajo. Abajo les dejamos un video espectacular, que ya les habíamos mostrado antes en Instagram: una boda organizada por La Puta Suegra -que también tendremos como invitada a estas páginas- en la que el circo fue inspiración, goce y alegría.

Y aquí, también, más enlaces para que se enamoren del talento de CayuelaVIDEOS:

OHHH MYYY CROSS

Barcelona Wedding Party.
Producción: La Puta Suegra.

SKFIESTA

Una boda en Sevilla.
WP: Love a Tope.
Ver video: https://vimeo.com/304318465

A GOSAL!!!!

Una boda de destino: de Miami a Sevilla.
Locación: Hotel Alfonso XIII, Sevilla.
Ver video: https://vimeo.com/344263612

SALVATORE + ANDREA

Una boda diferente, en Barcelona.
Producción: La Puta Suegra.
Ver video: https://vimeo.com/297127979

UN POCO DE DATOS TÉCNICOS

¿Con cuánto tiempo de anticipación hay que buscarte para un video?

Normalmente se suelen contratar servicios con un año de antelación.

¿Cuál es el rango de precios?

Depende realmente de cada boda, no tengo un precio definido, pero sí que es verdad que estudio mucho cada boda para dar un presupuesto justo a cada pareja.

¿Puedes realizar trabajos para otros países?

Sí, realmente estoy abierto a todas las propuestas del mundo. Me encanta viajar, me encanta conocer culturas y soy un adicto a nuevas aventuras, es parte del juego, parte de mi estilo de vida y por eso amo este trabajo.

¿Por qué medio es más fácil contactarte?

Casi siempre me suelen contactar por Instagram @cayuelavideos o mi website www.cayuelavideos.com

ESTE TEXTO FUE ESCRITO POR JULI LONDOÑO PARA LLM.

(EN INSTAGRAM LA ENCUENTRAN COMO @CARECOCO). HERMANA DE PABLO, DE SANTIAGO, DE FELIPE. PERIODISTA, ENAMORADA DE LAS LETRAS HECHAS LIBROS, HISTORIAS, VIAJES, CANCIONES DE SABINA. SU FIRMA TIENE –SIEMPRE– UN ESPACIO EN LAS PÁGINAS DE ESTA LIBRETA MORADA.

Comentarios

  • (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto