Nosotros

Queremos llenarlos de inspiración. Que encuentren muchas ideas, que aprendan, que aclaren sus dudas. Estamos aquí para acompañarlos en este proceso

Escribo lo que se me pasa por el corazón. Pregunto mucho. Cuento historias. Creo que la felicidad son momentos, creo en el amor. Acelerada por naturaleza

mariana

Si le preguntan a mi esposo por mí, les contará que soy muy mala madrugando. Que hago el postre de limón más rico que se ha comido y que me encantan las cosquillas. No las que hacen reír, sino esas que acarician. También les dirá que sueño con algún día escribir un libro y les hablará de mi colección de libretas. Esas que siempre compro en los viajes y después me da pesar usar. Aprovechará la oportunidad para decirles que en la casa él es el del orden, que casi siempre me duermo con el televisor prendido y que las plantas están vivas gracias a sus cuidados.

Me casé en 2014, cuando tenía 25 años. Algunos dicen que MUY joven. Así, en mayúscula, con ojos abiertos y cara de asombro. Yo les respondo que MUY enamorada. También en mayúscula y, sobre todo, segura de mi decisión. Un paisa con una ibaguereña. De mi tierra extraño a mi familia, a mis papás. Pero soy lo suficientemente intensa para llamarlos varias veces al día. A ellos y a mi hermana que, al otro lado del mundo, ha sido mi gran cómplice en este sueño de crear empresa.

Estudié Comunicación Social con énfasis en Periodismo Digital, en la Universidad EAFIT, y trabajé cuatro años en la unidad de revistas del periódico El Colombiano. Allí ejercí mi profesión con las mismas ganas que hoy le pongo a esta libreta morada. Escribo lo que se me pasa por el corazón. Pregunto mucho. Cuento historias.

Creo que la felicidad son momentos, creo en el amor. Soy más de vestidos que de pantalones. Más de dulce que de sal. Acelerada por naturaleza, estoy en un curso intensivo para aprender a esperar. Hablo muy rápido, no me gustan las gomitas, soy la peor tendiendo una cama y, si pudiera, comería sushi todos los días.  

De los matrimonios me gusta todo. Todo, menos los que son por aparentar. Me quedo con los abrazos fuertes y las sonrisas del alma. Luces cálidas, peinados despeinados, mucho verde, un aire bohemio, espaldas protagonistas, mesas sin mantel y vestidos manga larga. Si le preguntan a mi esposo por mí les dirá que me paso la vida haciendo listas, programando post en Instagram y ayudando a la gente. También les contará que para él soy amor y letras, lo mismo que encontrarán aquí.

Nacho

Nací un domingo. Fui Raúl por mi papá, aunque bajo esta lógica también pude haber sido Antonio. Ignacio, por un tío de mi mamá, que recuerdo sentado en una mecedora riendo a carcajadas con la Pantera Rosa y Tom y Jerry. Me resumo en Nacho.

Estudié Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Pontificia Bolivariana y trabajé cerca de ocho años en el periódico El Colombiano. Escribí –sin saber mucho– de diseño y decoración, de arquitectura interior, tendencias y estilo de vida.

Allí también descubrí, por casualidad y curiosidad, un gusto por la producción fotográfica, por armar bodegones, por crear fondos, por pensar en imágenes. Aunque no me atreva a llamarme productor, intentarlo sí fue una experiencia con muchas satisfacciones, con aciertos y desaciertos.

Viajero. Eso sí me gustaría ser. De tiempo completo, con rumbo y sin rumbo. La RAE debería aprobar viajar como sinónimo de libertad. Me gusta todo lo que encierra: buscar hoteles y tiquetes, leer guías y reseñas, armar itinerarios. Y viajar solo. En los destinos disfruto caminar –para muchos paso por perezoso y sedentario, pero lo que no saben es que ahorro pasos para gastar en los viajes–. También descifrar mapas, perderme, mirar gente, sumar horas en buses y no quitar la vista de la ventana.

De los matrimonios –he ido a muy pocos– me gusta la entrada de la novia, las palabras del sacerdote, los votos de amor de los novios... Naaah... ¡De qué es la torta y qué hay en la mesa de postres! Creo que alguna vez le di like a una de esas frases fugaces y un poco clichés que aparecen en Facebook, que definía el matrimonio como una de las travesías más difíciles del mundo.

Tal vez en elegir el mejor compañero de viaje esté la clave para que no lo sea.

Fui Raúl por mi papá, aunque bajo esta lógica también pude haber sido Antonio. Ignacio, por un tío de mi mamá. Me resumo en Nacho

LA LIBRETA MORADA

Sobre la mesa, un postre, tres cucharas, dos vasos de agua y un café. Son las 4:15 de la tarde. Afuera hace mucho sol, es junio. Vamos a conversar.

¿Qué hacen en La libreta morada?

Escribimos. Somos una apuesta periodística para el sector de los matrimonios. Generamos contenidos, contamos historias. Le ponemos letras, y mucha emoción, a eso que quieres comunicar.

¿Entonces, también organizan y decoran matrimonios?

No, no prestamos ninguno de estos servicios, pero hay muchos proveedores que te pueden ayudar con ese tema. Si quieres saber cuáles, puedes encontrarlos en nuestras Categorías.

Si somos novios y nos vamos a casar, ¿para qué nos sirve La libreta morada?

Queremos llenarlos de inspiración. Que encuentren muchas ideas, que aprendan, que aclaren sus dudas. Estamos aquí para acompañarlos en este proceso. Creamos para ustedes una guía de proveedores talentosos que seguro van a necesitar. A todos los conocemos personalmente y hemos escrito su historia. Encontrarán fotos e información detallada de su trabajo para que contacten a aquellos con los que se sientan más identificados. Queremos que tomen la mejor decisión y que ese día puedan estar tranquilos, con proveedores comprometidos. De calidad. Quisiéramos decirles que son los mejores, porque de verdad lo creemos, pero sentimos que suena pretencioso. Descúbranlo ustedes, siempre es mejor cuando el trabajo habla por uno.

Si tenemos una empresa que ofrece algún producto o servicio para el sector y queremos hacer parte de La libreta morada, ¿qué debemos hacer?

No queremos ser masivos, pero ¡nos encanta apoyar a las pequeñas y medianas empresas! Pueden enviarnos un correo a info@lalibretamorada.com para hacerles llegar nuestro portafolio de servicios y explicarles más detalladamente sobre nuestras membresías.

Después, tendremos una reunión para conocer un poco más sobre su trabajo y juntos definiremos si La libreta morada es el medio que su marca necesita. Fieles a nuestra filosofía, y por respeto a nuestros clientes y usuarios, cuidamos cada palabra y la estética visual del contenido que publicamos. Nuestra propuesta es especializada, no por exclusividad sino por calidad, un requisito indispensable para todos los que hacen parte de este portal.

¿Además de las membresías tienen otros servicios?

Todo lo relacionado con generación de contenidos. Dentro de nuestros servicios ofrecemos redacción de artículos editoriales, creación de estrategias de comunicación y experiencias personalizadas según las necesidades particulares de cada negocio.

Y para los que ya nos casamos, ¿hay algo en La libreta morada?

Claro que sí, los recién casados son parte fundamental de este proyecto. Queremos crear una comunidad alrededor de la vida en pareja, del amor. Sabemos que culturalmente tenemos en nuestro ADN la búsqueda de la felicidad en pareja y eso nos motiva. El matrimonio empieza después del matrimonio y, por eso, también estamos acá. Creamos contenidos pensando en ustedes, queremos llenarlos de ideas para su nueva casa y mucho más. Soñamos con que este paso grande que acaban de dar sea tan emocionante como el compromiso, como la fiesta o, por qué no, como la luna de miel.

La última pregunta, por pura curiosidad, ¿por qué se llama La libreta morada?

Existe. Es delgadita, pequeña y llena de tachones, porque todavía creemos que escribir a mano es mágico. Si quieren conocer la historia de esta libreta morada, los invitamos a leer este artículo.

  • + (57) 4 4881630 + (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto