02 Agosto 2020

Flor&Ser, lo nuevo de Guillermo Castro

Vestido de novia
Flor&Ser, lo nuevo de Guillermo Castro

Flor. Porque cada pieza lleva el nombre de una. Y refleja su apariencia, su estructura, su significado. Flor, como una celebración de la naturalidad, la simplicidad, la belleza. Una vuelta a lo básico. Al blanco que predomina. Al punto justo de romanticismo. A la feminidad que sobresale. Ser. Porque esa es la invitación. A las novias. A ser ellas mismas, auténticas. A olvidarse de las pretensiones. A que ni un lugar ni las circunstancias las condicionen. A que vivan más y aplacen menos. A que busquen un vestido que vibre con su esencia. Ser movimiento, ser decididas. Ser, sin culpas.

Flor&Ser es la nueva colección cápsula para novias del diseñador Guillermo Castro. 15 piezas únicas (una de cada una) con el sello de la exclusividad, la calidad de los textiles, las siluetas favorecedoras, la versatilidad como guía, las mezclas sin miedos, la idea de un lujo confortable, digerible, portable. 15 prendas pensadas y creadas para las novias de estos tiempos, aquellas que deciden apostar por celebraciones íntimas, a veces, incluso, improvisadas. En una notaría, en sus casas, en sus fincas, en una locación pequeña. Para aquellas que no dejan en puntos suspensivos sus sueños. Que el aquí y el ahora es su mantra.

Conversamos con Guillermo Castro, diseñador de la marca que lleva su nombre, para conocer más detalles de esta nueva apuesta, y les compartimos todas las fotos de la colección.

Recientemente presentaste Básica, una cápsula que le rendía un homenaje a la camisa blanca. ¿Qué de esa colección tiene Flor&Ser?

“Tiene mucho, sin duda. Tiene el ADN de nuestra marca, por lo que tanto soñamos que es diseñar para ese antes, durante y después de la boda. Creamos con ese idealismo romántico, haciéndole siempre honor al blanco, nuestro color insignia. De Básica tiene su carácter fácil y utilitario, sin muchas pretensiones. Creo que las prendas hablan por sí solas y reinterpretan el vestido de novia para volverse unas piezas básicas para todas las que se van a querer casar”.

¿De dónde nació la idea de tener una colección especial para novias?

“De lo que el mercado nos está pidiendo, de lo que observamos en las consumidoras. Nace desde nuestro ADN. Siempre diseñamos pensando en las novias, en esa novia diferente, en la vanguardista, en la romántica, en la que busca esa prenda de diseñador para verse única”.

¿Para qué tipo de mujer está pensada?

“Esta colección está pensada para una mujer sin complicaciones, para una mujer que quiere verse romántica, muy femenina, elegante, pero sin presumir mucho, que definitivamente quiere que el lenguaje de la novia pase a un segundo plano y que su ropa hable por sí sola. Una mujer que quiere correr, saltar, brincar el día que se case sin importar el lugar, sin pensar si será en un gran salón, en su sala, en una notaría, en su finca o en el patio de su casa.

Creo que esta vez, y por primera vez, diseñamos una colección sin tener como condición el lugar, sino pensando más en el movimiento, en la composición de las telas, en las texturas; en que todo fluyera, que fuera fácil de usar, de poner, que lo único que necesite una novia al momento de lucir una prenda de nosotros sea una plancha a vapor y pare de contar. La simplicidad en su máxima expresión”.

¿Cómo crees que ha cambiado la novia en estos tiempos de coronavirus?

“Ha cambiado mucho en la idea de su vestido, pero creo que la esencia de una novia siempre va a estar intacta, sin importar las circunstancias y el momento que estemos pasando. Una novia siempre pensará en romance, en amor, en inspiración, en detalles, en coquetería. Una novia siempre va a estar dispuesta a verse sencillamente ella, porque eso es lo que buscan los vestidos de novia de diseño de autor, que reflejen su identidad, y creo que esa esencia no se ha perdido ni se va a perder. Creo que cambió el lugar donde se va a casar. Aparir de ahí nace también el proceso de creación de estas prendas”.

¿Cuántas piezas componen la colección?

“Esta cápsula la componen 15 piezas. Todas hablan un mismo lenguaje, navegan con el mismo lineamiento, así que tranquilamente podrán ser combinadas unas con otras, de maneras distintas, según las necesidades de cada novia”.

Una pieza por cada diseño, ¿por qué esta decisión?

“Tomamos esta decisión porque el mercado nos está pidiendo que seamos amables con la cliente que cada vez busca más el sentido de la exclusividad, de sentirse única, y más para una ocasión como su matrimonio. No podíamos permitirnos, en nuestra primer colección cápsula de novias, ser ajenos a la premisa que nos ha regido y es brindar una atención especial. Las piezas son en talla única y todas pueden ser adecuadas y modificadas, sin ningún costo adicional, según las medidas de la novia. Esto es fruto de un proceso cuidado y detallado de moldería y confección”.

¿Tienen algún nombre particular las prendas?

“Todas las piezas llevan el nombre de una flor: clavel, clavellina, lirio, orquídea… Cada una le da significado a la prenda desde su estructura y su apariencia”.

¿Cómo fue el proceso creativo de esta colección? Los referentes, la inspiración.

“Cuando inició la cuarentena, lo primero que me dijo mi mamá fue: ‘debes hacer, ahora más que nunca, una colección de novias’. Yo no le puse mucho cuidado. Me enfoqué en algo que pudiera vender ya, rápido, fácil, y diversificar los distintos canales que teníamos. Un día fui donde un proveedor y sentí que unas telas me llamaron y me dijeron: ‘somos vestidos de novia’. Las telas fueron las que hablaron. Es algo que me sucede mucho. Yo ya venía pensando para Colombiamoda tener vestidos de novia, pero no lo quería hacer, aunque ya tenía unos sketches rayados. Creo que esos dos momentos le dieron el significado, la inspiración y guiaron el proceso creativo de esta cápsula”.

¿En qué detalles de la colección está expresado el ADN de Guillermo Castro?

“Creo que todo habla de Guillermo Castro, de lo que somos como marca y de lo que siempre nos ha inspirado a crecer y a crear. Los detalles a mano, las flores hechas en tela, los bordados, las siluetas favorecedoras, la calidad de los textiles. La exclusividad, la idea de un lujo con mucho confort, fácil, digerible, portable”.

¿Son piezas doble propósito?, ¿una novia las podría usar después?

“Sí, son piezas doble propósito, atemporales, y eso la clienta lo sabrá en el instante. Todo está pensando para eso, para volver a usarlas, para lucirlas muchas veces, para no dejarlas guardadas en el clóset”.

¿Cuéntanos más detalles: colores, materiales, texturas, diseños...?

“El color marfil, blanco hueso o perla es el hilo conductor de esta cápsula. Siluetas muy holgadas, muy simples, con muchísimo movimiento; el volumen en las mangas es protagonista; hay también transparencias, que difícilmente las trabajo. Las piezas puedan ser combinadas entre sí. La calidad está presente. Estamos hablando de que el 70-80 por ciento de nuestras prendas son en materiales naturales, seda y algodón 100 por ciento, hilos 100 por ciento en algodón, detalles de ojales a mano, botones pegados a mano, forros con la misma calidad de las telas. Son piezas tan cuidadas en los detalles, tan especiales, construidas y confeccionadas todas casi artesanalmente. Creo que en esta cápsula estamos mostrando y demostrando todo lo que somos como marca. Enamorando por lo que somos”.

¿Qué recomendaciones les darías a las clientas de esta colección cápsula en materia de calzado y accesorios para complementar tus piezas de vestuario?

“Mi recomendación siempre será llevar piezas de diseño de autor, elaboradas a mano, en materiales naturales, orgánicos, tejidos hechos por artesanos. El calzado en este caso tendrá que tener protagonismo porque la monocromía de las piezas se los va a permitir. Atreverse a llevar tocados sin importar el lugar y el momento. Hoy estamos llamados a ser lo que siempre hemos querido ser. Es el concepto resume esta colección: permitirse ser”.

Un mensaje de la marca para todas las novias que han tenido que aplazar sus matrimonios o repensar el formato de su celebración.

“Este es un momento de creer y de confiar. Confiar en sus proveedores, en quienes pusieron esa fecha tan especial. No hay necesidad de aplazar. La vida nos está permitiendo hacer las cosas de una manera distinta. La palabra es adecuar, restructurar lo que ya se tenía planeado. Creo que las bodas íntimas, con pocas personas y con más atención a los detalles cabrían muy bien en estos tiempos”.

¿Qué retos vienen para la marca?

“Muchos. La cuarentena nos cogió con cambio de tienda en Medellín, con un nuevo espacio para brindarles la mejor experiencia a nuestras clientas. Un reto que nos espera es la internacionalización de la marca, aunque ya estamos en Panamá y Miami. Gracias a nuestro trabajo tenemos presencia en siete ciudades del país –Barranquilla, Cali, Cartagena, Valledupar, Montería, Santa Marta, Pereira–. Ha sido un aprendizaje enorme y permanente, y ahora más que nunca sin pausa. Retos, muchos; expectativas, todas; y ganas, hasta más no poder”.

CRÉDITOS EDITORIAL:

Vestidos: Guillermo Castro. Joyería: Alma JoyeríaFotografía: Alejandro CardenasFlores: We PlanMake up: Cata López

Los detalles a mano, las flores hechas en tela, los bordados, las siluetas favorecedoras, la calidad de los textiles. La exclusividad, la idea de un lujo con mucho confort, fácil, digerible, portable
...diseñamos una colección sin tener como condición el lugar, sino pensando más en el movimiento, en la composición de las telas, en las texturas; en que todo fluyera, que fuera fácil de usar, de poner
Esta cápsula la componen 15 piezas. Todas hablan un mismo lenguaje, navegan con el mismo lineamiento, así que tranquilamente podrán ser combinadas unas con otras, de maneras distintas
Las piezas son en talla única y todas pueden ser adecuadas y modificadas, sin ningún costo adicional, según las medidas de la novia
El color marfil, blanco hueso o perla es el hilo conductor de esta cápsula. Siluetas muy holgadas, muy simples, con muchísimo movimiento; el volumen en las mangas es protagonista, también hay transparencias
Son piezas doble propósito, atemporales... Todo está pensando para eso, para volver a usarlas, para lucirlas muchas veces, para no dejarlas guardadas en el clóset
Este es un momento de creer y de confiar... No hay necesidad de aplazar. La vida nos está permitiendo hacer las cosas de una manera distinta. La palabra es adecuar, restructurar lo que ya se tenía planeado

Comentarios

  • (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto