12 Enero 2019

El desafío de compartir el clóset

Hogar - Lista de regalos
El desafío de compartir el clóset

Respiren hasta diez, recién casados. Hasta veinte si es necesario. Les prometemos que todo tiene solución. Que las medias en el piso, los zapatos en la sala, los bóxers en el baño, los tacones en el carro se organizarán —aunque no por arte de magia— poco a poco. No necesitan un chamán, tampoco brujería, ni mucho menos volver a nacer… Todo es cuestión de un poquito de paciencia (a veces multiplicada por 10) y relajarse un poco.

Empecemos aclarando que este artículo aplica para aquellas parejas que, efectivamente, van a compartir clóset y no tanto para las que tendrán un vestier amplio para cada uno (bienaventurados ellos). Mejor dicho, este es un artículo con varios tips para sobrevivir al desafío de compartir armario/clóset/estante —o como quieran llamarlo— sin armar la Tercera Guerra Mundial.

Marcela Piedrahíta, transformadora de ambientes, casada (así que sabe de qué está hablando) y creadora de Espacio Visual, cree que compartir el clóset es un desafío de amor que con “truquitos” sale bien.

Truquito 1: prohibido estar estrechos. Fundamental utilizar el clóset extra de la otra habitación o el de linos que no está tan lleno. Cuando hay un poco más de presupuesto, Marcela recomienda invertir en un clóset modular que permite mover todos los elementos.

Truquito 2: para los gustos, los organizadores. ¡De todos los colores y todos los sabores! Para organizar el clóset existen infinidad de elementos. Marcela recomienda las cajoneras modulares, los zapateros “invisibles”, la tabla para doblar camisas (quedan todas del mismo tamaño) y las rejillas para los dividir los cajones (por ejemplo, los de la ropa interior y así generar más orden visual). Dentro de este mundo, (hace muchísimo más tiempo) también existe aquel útil elemento conocido como “caja”.

COLECCIONISTA EMOCIONAL

Desde siempre, Susana colecciona cualquier objeto que le evoque un recuerdo, es una recolectora emocional: guarda flores secas, boletas de conciertos, conchas de mar, fotos, cartas. Son su testimonio de vida, su tesoro. Luis Carlos, su esposo, es un acumulador precavido: almacena cables, controles, linternas, accesorios electrónicos porque algún día los va a necesitar.

El desafío de vivir de a dos fue entender que cada uno tenía —tiene— derecho a tener el mismo espacio (así uno tenga más cosas que otro). Que los cables de él son tan importantes como las flores de ella, porque a convivir se aprende de a dos.

¿La solución? Cajas, varias cajas y hacerlo simple, buscar soluciones, crear hábitos, como nos lo contó Lili Ramírez. Ella, organizadora profesional de espacios, creadora de Get Simple, nos compartió esta lista con diez consejos súper útiles, para que tomen nota.

10 TIPS PARA QUE EL CLÓSET NO SEA CAUSA DE CEÑOS FRUNCIDOS

1. ZONIFICACIÓN: la regla dice que pueden compartir hasta el último pedazo de pizza (si el amor es tan grande), pero nunca los cajones del clóset. Cada uno debe tener su espacio, preferiblemente dividido en partes iguales (sí, esto es una democracia).

2. DESCARTE CONSCIENTE: antes de irse a vivir juntos, cada uno deberá hacer una especie de exorcismo. Es decir, sacar lo que no usan, lo que está en mal estado, lo que lleva años colgado —y olvidado—. Deberán dejar únicamente lo que usan y lo que los hace felices.

3. ESPACIO VERTICAL: hay una nueva tendencia de colgar todo verticalmente; camisas, faldas, camisetas, pantalones. De esta manera, los cajones se podrán  utilizar en accesorios y otros elementos. ¿El resultado? Optimización del espacio.

4. CANASTAS: ¡aquí les va un tip buenísimo! Una canasta para la ropa sucia (dentro de la pieza) y otra para las “donaciones”. Ya es hora de que esa camisa que lleva tres años abandonada, se enceste en esta sección y haga feliz a alguien más. Estarás renovándote constantemente (adiós a los malos espíritus) y no acumulando.

5. RUTINAS: Lili dice que si ahorras 2 minutos al día encontrando lo que necesitas, ahorrarás 12 horas al final del año (las que siempre te faltan de sueño). ¿Cómo logrando? Creando hábitos: hoy, por nada del mundo, esos zapatos se quedan en la sala.

6. CATEGORÍAS: organizar la ropa por categorías (iguales con iguales) es la manera más fácil —y rápida— de encontrarla. Pantalones a un lado, chaquetas a otro, vestidos en esta repisa, interiores en aquel cajón. El plus: se ve más lindo.

7. COMPRAR / DONAR: regla de oro para los que quieren ser ordenados. Si compras una camisa, donas otra. El clóset no tiene la culpa de tu trastorno compulsivo…

8. VISUALIZACIÓN: un clóset ordenado, también es un clóset visualmente estético.
- Tip básico: que todos los ganchos sean iguales. Negros o blancos, de terciopelo o de plástico, pero los mismos. Lili Ramírez no recomienda los de madera, pues tienden a ocupar más espacio. Tampoco aquellos que son “tipo cascada”, porque generan desorden y la ropa se ve amontonada.
- Tip básico 2: colgar los pantalones con el tiro escondido.

9. ETIQUETAS: marcar los cajones, las cajas, las secciones, te ayudará a tener claridad y armonía. Y bueno, te ahorrará tiempo: no hay que revolcar toda la casa, solo hay que leer.

10. CONTENEDORES APROPIADOS: no todas las cajas son útiles. Lili Ramírez, no aconseja, por ejemplo, las de plástico. Son pesadas y difíciles de manejar. En cambio, aquellas de tela o cartón son las ideales para guardar de todo: bufandas, correas, accesorios, cuadernos, etc.

Por su parte, Andrea Barrantes, organizadora profesional, sí recomienda las cajas plásticas porque permiten ver lo que contienen dentro y de esta manera (a la hora de buscar algo) hay menos desorden. También aconseja dividir el espacio en partes iguales. O, después de negociar, (recordemos que esto es una democracia), dejarle al que tenga más cosas el vestier principal y al otro el clóset de la habitación contigua.

Ahora sí, queridos recién casados: nada de peleas, dense un abrazo y ¡que el orden los acompañe! ¡Mucha suerte de parte de esta Libreta morada!

PD. A propósito del tema, un recomendado en Netflix: ¡A ordenar con Marie Kondo!, la nueva serie de la gurú japonesa del "todo en su lugar". También está su libro: La magia del orden.

ESTE TEXTO FUE ESCRITO POR JULI LONDOÑO PARA LLM.
(EN INSTAGRAM LA ENCUENTRAN COMO @CARECOCO). HERMANA DE PABLO, DE SANTIAGO, DE FELIPE. PERIODISTA, ENAMORADA DE LAS LETRAS HECHAS LIBROS, HISTORIAS, VIAJES, CANCIONES DE SABINA. SU FIRMA TIENE –SIEMPRE– UN ESPACIO EN LAS PÁGINAS DE ESTA LIBRETA MORADA.
FOTOS: PINTEREST.

Comentarios

  • + (57) 4 4881630 + (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto