Carina + Ricardo

Carina + Ricardo

Casarte. En un lugar soñado. La inspiración: España. Uno, dos, muchos caballos alrededor. De blanco, con un vestido difícil de olvidar. Con una corona de orquídeas y unos aretes grandes, como su amor. Un novio enamorado, una sonrisa de oreja a oreja. Casarte. Y que todo tenga sentido, porque juntos es mejor.

Todas las novias queremos que nuestro matrimonio sea diferente. Que la decoración no sea la típica decoración. Que el vestido de novia no sea el típico vestido de novia. Que los recordatorios no sean los típicos recordatorios. Queremos que sea especial y he llegado a la conclusión de que para lograrlo, el secreto no es otro que hacerlo lo más personalizado posible. Por eso el matri de Cari y Ricardo siempre será un referente, una linda manera de mostrar cómo nuestra cotidianidad, nuestras pasiones, nuestros gustos deberían ser siempre la base de la inspiración. Nada más bonito que ir a un matrimonio y sentir que en realidad es el matrimonio de los novios –ni de los papás, ni del wedding planner, ni de la suegra- que detrás de cada cosa hay una historia que contar. Que todo fue hecho a la medida, que disfrutaron la planeación tanto como el primer baile. Nada más bonito que ir a un matrimonio con personalidad y entender que el buen gusto no tiene nada que ver con el presupuesto. La esencia es eso que nos hace diferentes, por eso basta con saber transmitirla.

Ella, diseñadora de interiores. Él, diseñador de producto, creador de Ballen Pallettiere, una marca de marroquinería divina que si no la conocen, vale la pena que lo hagan. (Eso sí, prepárense porque van a querer todas las carteras). Los dos se encargaron del proceso de conceptualización de un matrimonio que encierra sus mayores pasiones: la equitación, el diseño y la moda.

“El matrimonio fue inspirado en España y sus artes ecuestres. El dress code para la noche fue flamenco chic. Y el concepto de la fiesta, rústico chic, por eso el lugar fue la estación equina de Panaca. Casi toda la decoración la sacamos del parque, la comida y el trago estuvieron a cargo del hotel Decameron, que se portó increíble. Lo único que contratamos fueron las sillas y las lámparas, de resto todo fue in house, diseñado por nosotros dos. Somos súper perfeccionistas, al comienzo no queríamos planeadora porque decíamos que todo lo teníamos 'bajo control', pero nuestras mamás insistieron en la importancia de tener a alguien que se encargara de los detalles, especialmente ese día, así que al final aceptamos y fue un gran apoyo”.

He vivido este matri desde el primer día. El 30 de noviembre de 2015 publiqué una foto de Cari en mis redes porque me pareció impresionantemente linda y llena de estilo. Lo acompañé con un mensaje que empezaba diciendo: “Ellas son las novias que dejan huella. Originales, arriesgadas, con personalidad (…)”. En ese momento no existía este portal, así que no podía extenderme mucho. Pero ahora que las cosas son diferentes, y aprovechando que soy una periodista a la que le gusta preguntar mucho, le pedí todos los detalles de su look para compartirlos con ustedes. Esto fue lo que me contó.

“María Isabel Guzmán, Andrea Swarz y yo hemos sido amigas toda la vida, del colegio. Siempre dijimos que cuando nos casáramos tendríamos algo de cada una, por eso cuando Ricky me propuso matrimonio, al otro día le estaba diciendo a María que quería como regalo que ella me diseñara mi vestido, tal y como lo habíamos prometido. Le envié todos mis referentes e hicimos clic con eso que yo quería y me esperaba, tanto así que el primer boceto del vestido que me envió fue el que escogimos. Apenas lo vi fue amor a primera vista, grité y le dije: ¡Lo amo! Así tal cual me lo soñaba. Viajé a Miami con mi mamá y buscamos todas las telas, los encajes. Fue un momento muy especial con ella, me encantó todo el proceso. Andre nos regaló el video, que quedó espectacular”.

Además del concepto español, a Carina siempre le han encantado las novias de Reem Acra y encontró en ellas la inspiración que necesitaba: coronas de flores y aretes grandes. Por eso no dudó en llamar a la diseñadora Mercedes Salazar para que le hiciera los suyos. Amor total cuando los vio. 

En cuanto a la corona de flores, “la verdad es que iban a ser buganvilias, pero se morían, así que después de tanto intentar, justo antes de salir, decidimos poner orquídeas y me fascinó como se veían. Todos los invitados pensaron que estaba súper planeada, pero fue improvisada, un recurso de último minuto que salió increíble”.

Para Cari y Ricky, cuatro cosas. Mucha gratitud, por haber aceptado contar su historia en esta libreta. Mucha admiración, por haber creado un matrimonio tan auténtico. Mucho talento, para que nos sigan sorprendiendo con un trabajo impecable, dejando siempre en alto el nombre del país. Mucho amor, para que sean siempre una pareja que inspira. Unos esposos que se miran como el primer día, cuando se conocieron en Milán.  

Crear un logo y darle un significado especial. Cuidar los detalles al máximo, como si en ellos estuviera la magia de todo. La invitación al matri de Cari y Ricardo, ilustrada por Natalia Swarz. 

Los invitados fueron recibidos con manillas de cuero y marca maletas con la inicial de cada uno y el logo de la pareja. Detalles a cargo de Ballen Pallettiere
Nadie sabía que iba a llegar a la ceremonia en Zafiro, un caballo Gypsy Vanner, el mismo en el que Ricardo me propuso matrimonio. Fue la entrada de mis sueños y lo que se llevó toda la atención
El altar fue diseñado por mí. En la mitad de un guadual, decorado con muchas velas, trofeos, candelabros antiguos de cobre y toques de orquídeas cymbidium blancas

¿Qué tal esta sesión de fotos de pareja, ah? Las ventajas de casarse a las 4:00 p.m, porque creemos que la luz natural es irremplazable. Y claro, los aplausos también van para el fotógrafo. En esta libreta morada nos gusta mucho tu trabajo, Rubio. 

La celebración estuvo dividida en tres momentos. "Después de la ceremonia católica, los invitados pasaron a un coctel de bienvenida, un tablado español ubicado en el picadero de la estación equina. Allí disfrutaron de una variada mesa de tapas y conservas, los esperaba un grupo de flamenco que cantó y bailó en vivo, además de un show de caballos españoles que se robó todas las miradas. Luego seguían al salón principal para la cena. La fiesta comenzó a las 10 p.m. y duró hasta el amanecer. A medianoche la hora loca estuvo a cargo de bailarines profesionales de salsa, quienes compartieron con los invitados sus diferentes pasos". 

Las mesas fueron imperiales decoradas con briseros de cristal y follaje tropical, no hubo flores. Cada puesto fue marcado con una herradura. La pista de baile contaba con un backing de palmas y cortinas de color crudo que contrastaban perfecto con una lámpara chandelier de cristal en el centro
El segundo vestido de la noche fue diseñado por Diana Velásquez, de la marca Velásquez. El vestido del día anterior, en la ceremonia civil, fue de Johanna Ortiz

CRÉDITOS

  • Locación: Parque Panaca
  • Iglesia: Guadual Parque Panaca
  • Fotos: Juan Felipe Rubio, Efeunodos
  • Wedding planner: Tati Alvarado, Passione Wedding
  • Video: Andrea Swarz
  • Vestido de la novia: María Isabel Guzmán

  • Zapatos de la novia: Saint Lauren
  • Accesorios: Aretes de Mercedes Salazar
  • Maquillaje y peinado: Daniela Uribe
  • Traje del novio: Suitsupply
  • Zapatos del novio: Margiela
  • Decoración: Carina Ospina y Ricardo Ballen
  • Catering: Hotel Decameron Panaca
  • Invitaciones: Natalia Swarz
  • Recordatorios: Tags de maleta en cuero, por Ballen Pellettiere
  • Música: Velveta
  • DJ: Eddie Villaveces
  • Hora Loca: Show de salsa

Comentarios

  • (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto