20 Mayo 2018

146 ideas para tu vestido de novia

Apuntes
146 ideas para tu vestido de novia

De Barcelona me dijeron muchas cosas: que caminara por Paseo de Gracia, que probara el helado en Rocambolesc, que fuera a la Barceloneta de día, que alquilara una bicicleta, que me perdiera por el Barrio Gótico, que parara en el Born a tomarme un tinto de verano con patatas bravas, que no me fuera sin ir a comer a Ciudad Condal y Flax&Kale. Que es un lugar al que siempre voy a querer volver. De Barcelona me dijeron muchas cosas, pero nadie me advirtió que los mejores regalos de la vida aparecen cuando menos los buscamos y se sienten viviéndolos intensamente. Disfrutándolos. Con los cinco sentidos. Y cuanto más cerca, mejor. Cubriendo tu primera feria de novias. En la primera fila del Barcelona Bridal Fashion Week, por ejemplo.

Fui, volví, aterricé, pero todavía sigo en las nubes. Porque hay experiencias que llegan en forma de recompensa con las que jamás dejaremos de soñar (y de las que nunca nos cansaremos de hablar). Por eso, entre las muchas maneras que existen para dar(les) las gracias, yo escogí las letras y las fotos. Una selección muy personal, con 12 de 27 pasarelas. Para ustedes, que siguieron de cerquita esta aventura a través de las redes sociales y le tomaron pantallazo a más de un vestido que hoy hace parte de su carpeta de inspiración. Para ustedes, que antes tenían muy claro lo que querían y ahora resulta que quieren todos los estilos en un solo vestido. Para ustedes, que mejor planean ponerse uno cada hora para poder así usar sus cinco favoritos vistos en las pasarelas. Para ustedes, que sueñan con ser las novias más bonitas, una recopilación con muchas ideas. Para todos los gustos.

La invitación es a ponerle corazón morado a esos vestidos que les parezcan más especiales y posibles. A darles la oportunidad a esos que les encantan y quizás tal cual no son muy “comerciales”, pero viéndolos se les ocurren un montón de posibilidades. A saber que de este me gusta esto y de este otro, aquello. A googlear el nombre de cada diseñador, buscarlo en Instagram y conocer más de cerca su trabajo. A descubrir las principales tendencias para el 2019, pero más allá de seguirlas por el simple hecho de estar de moda, adaptarlas y hacerlas más personales, más expresivas, más individuales, más coherentes. Un asunto de gustos e identidad.

Después de cinco días de vibrar con el Barcelona Bridal Fashion Week. De correr para llegar puntual a las pasarelas. De valorar el esfuerzo y el amor que hay detrás de cada salida. De hacer maromas para que la pila del celular durara todo el día. De ponerle cara a tantas personas que conocía a través de una pantalla. De confirmar por qué las mejores cosas de la vida no son cosas, sino momentos, es hora de dar las gracias. A Laura, a quien tenía un montón de ganas de abrazar después de intercambiar tantos correos durante semanas. A Cris, a Eva, a Ester y a todo el equipo organizador de la feria, por esta invitación tan maravillosa. Gracias por conquistar con detalles, por ser los mejores anfitriones y por permitirle a este medio de comunicación colombiano cumplir un sueño y, al mismo tiempo, hacer parte del de tantas mujeres con inspiración hecha de imágenes.

MARCO Y MARÍA 

Los vestidos más bonitos. Y si en fotos enamoran, en persona enloquecen. Esperaba con muchísimas ganas las piezas de Marco Marrero y María Díaz porque he seguido muy de cerca su trabajo en redes sociales y tienen un toque tan personal que cautiva. Siluetas que nos recuerdan una vida bohemia, repletos de bordados y con algo que últimamente me tiene emocionada: la posibilidad de agregar color a los vestidos de novia. Y ellos, como dice mi amiga Ana, de La Champanera, “han sabido colorear los trajes de forma magistral”. Una apuesta original y diferente. Con personalidad. Para mujeres románticas, las mismas que arriesgan y aciertan.

Lo mejor: privilegio es una buena palabra para explicar lo que significa ver sus vestidos en movimiento. Tocarlos. Detallarlos. Ver de cerca las flores, las mariposas, las libélulas y las estrellas de sus bordados. Las fotos, a veces, le quedan debiendo a la realidad.

ROSA CLARÁ

Hay amigas que volvemos a ver después de mucho tiempo y están tan bonitas, que lo primero que queremos es preguntarles la fórmula. En la pasarela de Rosa Clará me pasó lo mismo, y por eso salí tan emocionada. Vi una marca con una propuesta completamente rejuvenecida, fresca, liviana, para novias reales, posible. Y aunque en este caso no se trata de dietas ni entrenamientos ni cremas mágicas, hay una evolución y muchas ganas de conquistar a otras novias para dejar atrás las ideas preconcebidas que la catalogan como rígida, estructurada y demasiado clásica.

La ligereza del tul plumetti es una de las claves de la nueva colección. Combinado con capas de tul de seda y gasa, aporta vaporosidad y profundidad a las faldas. Transparencias discretas y cortes clásicos que se reinventan en materiales. En cuanto a las joyas, se destacan los aretes XXL con diseños florales.

Lo mejor: muchas cosas, entonces numerémoslas.

1. El lugar: el emblemático recinto modernista de Sant Pau, una joya arquitectónica declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

2. El catering: la propuesta gastronómica estuvo a cargo de Nandu Jubany. Al aire libre, por estaciones. De verdad, espectacular, novedoso y abundante.

3. Conocí a Rosa personalmente y pude hablar con ella sobre su llegada a Colombia. Publiqué los videitos en InstaStories, esto fue lo que nos dijo. “Estoy feliz de llegar a Colombia por fin, además, de la mano de las personas que son auténticas profesionales y que seguro van a representar nuestra marca fantásticamente. Adoro Colombia, adoro Cartagena, es un país muy especial, hemos vestido novias maravillosas. Yo creo que hay una influencia importante y es que es un país que sabe valorar un tejido, que sabe valorar la artesanía de un vestido de novia, eso es quizás lo que más ilusión nos hace de estar allí y de que las novias que vienen a buscarnos a España puedan tenerlo mucho más fácil y más cómodo”.

4. Próximamente les estaremos contado detalles sobre la apertura de su tienda propia, en Bogotá. Por ahora, los invitamos a seguir su cuenta de Instagram @rosaclaracolombia.

PRONOVIAS

Con flores, de mil formas y colores. A esto se le llama empezar por lo alto. El Pabellón Italiano de la Fira se convirtió en un colorido jardín para el desfile inaugural de la feria. La firma nos trasladó a un escenario mágico con una propuesta que resalta la diversidad de los tejidos y las siluetas. Al ritmo de una melodía que reproducía los sonidos de la naturaleza, de la forma más bonita, desfilaron 45 vestidos de novia de la colección Pronovias Atelier 2019: In Bloom, delineados por su director, el francés Hervé Moreau.

La sensualidad de siempre. Escotes infinitos, transparencias en lugares inesperados, diseños ajustados, vestidos convertibles, una apuesta a nuevos blancos y a tonos como el arena y el rosado. Vestidos que buscan la magia del movimiento a través de la aplicación de ligeras plumas, delicados flecos y flores en tres dimensiones en los escotes, las faldas y las colas.

Lo mejor: no tienes que ir hasta España para medirte y comprar alguno de sus vestidos. Esta colección está disponible en Medellín, en la tienda Sposa Mía.

SOPHIE ET VOILÀ

Que la sencillez y la elegancia no compitan. Por eso disfruto tanto la propuesta estética de España en materia de novias, porque siento que nos trae muchas lecciones de estilo. Sofía Arribas, fundadora y directora creativa de Sophie et Voilà, propone piezas diseñadas para mujeres que buscan algo diferente a lo que ofrece el mercado actual. Vestidos con un carácter minimalista, inspirados en la arquitectura. Cuerpos rectos y depurados, líneas, volúmenes y ondas, siempre en armonía. Me pido todas las capas y las mangas con volumen y volados.

Lo mejor: se quedaron con el corazón del público y con el premio en la categoría nuevo talento en los Elle International Bridal Awards 2018.

INMACULADA GARCÍA

Hay canciones que siempre me van a recordar este desfile. Invisible, de Malú. Y Yo contigo, yo conmigo, de Morat y Álvaro Soler. Quizás porque no las conocía y me gustaron. Quizás por la energía tan bonita que despertó en mí mientras marcaban el paso de cada modelo sobre la pasarela. Volver a lo simple, a esa sencillez que nos recuerda que a veces no hace falta nada para tenerlo todo. Esta colección, inspirada en la diosa maya IX Chel, vuelve a la esencia de la novia con vestidos más personalizados en diseños limpios, algo más clásicos y con sencillez en el patrón; sutiles y elegantes. Siempre voy a recordar este desfile por su música, claro, pero también por sus piezas. Cercanas, ligeras, fluidas. Los Stories de mi cuenta de Instagram se llenaron de punticos y medio colapsaron porque quería publicar todas las fotos y los videos. Inmaculada García, dentro de mi top 5. Una elección muy, muy personal. ¡Bravo!

Lo mejor: todo lo que complementaba a los vestidos, un acierto. Los zapatos, el maquillaje y el peinado, con muchos pines de perlas.

YOLANCRIS

En castellano, gritaría ¡una auténtica pasada! El de Yolancris fue un espectáculo lleno de sorpresas y simbolismos. Al aire libre, abierto al público, multitudinario. Un homenaje a la mujer en todas sus facetas y estilos: vintage, rockero, bohemio, princesa, ultramoderno, flamenco, atrevido. 80 diseños en total. Libertad creativa y mucha, muchísima, identidad. Una colección que habla de esas mujeres que se han sentido libres de vestir lo que han querido y cuyo estilo vive integrado de manera intrínseca en su forma de ser. Aquellas que además saben que su aspecto no lo es todo, sino que llevan la elección de su estética personal como una extensión de ellas mismas. Yolanda y Cristina se inspiraron en los grandes íconos de la moda de todos los tiempos como Schiaparelli, Chanel, Simone de Beauvoir, Debbie Harry, Blondie, Madona, Grace Jones o la Marquesa de Casati.

Un homenaje, también, a los artesanos de la costura, por eso recrearon sus símbolos en gran formato: un metro gigante, que servía de pasarela; una tijeras enormes, que bajaron del cielo en una noche muy fría; los cojines de las agujas, que se convirtieron en el mejor lugar para bailar; y un dedal, del que aparecieron tres modelos, tan bonitas como diferentes. ¡Y en tenis!

Lo mejor: entender la identidad como esa oportunidad para romper con los cánones de la belleza tradicional. Una invitación a marcar tus propias líneas y derrumbar esquemas, sobre todo cuando se trata de uno de los mejores días de tu vida. Ojo, novias millenials.

CRISTINA TAMBORERO

Lo bonito de esta colección es la naturalidad en sí misma. En los vestidos de Cristina Tamborero, diseñadora revelación de la moda nupcial en España, hay una estética minimalista con los detalles precisos para llamar la atención. Cortes geométricos y líneas rectas, algunos de ellos acompañados por flores modernas. De ahí el nombre de la colección, Hanami, inspirada en la tradición nipona de observar la belleza de las flores, en especial los árboles de cerezos, que florecen en los parques y jardines japoneses. 

Lo mejor: la calma y la delicadeza que transmiten sus diseños. La fuerza de lo simple.

REEM ACRA

Para las más románticas. Sacados de un cuento, inspirados en reinas y princesas modernas. La Sala Marqués de Comillas del Museo Marítimo de Barcelona se llenó de verde, con árboles enormes y jardines de lavanda y romero. Entre arcos de ladrillo fueron apareciendo, una por una, todas las propuestas de la diseñadora libanesa radicada en Nueva York, Reem Acra, quien insiste en que “una novia debe transmitir lo enamorada que está y lo emocionada que se siente el día de su boda, y yo pretendo vestir a esa novia llena de amor con mis creaciones”.

Diseños sofisticados y femeninos aparecen majestuosos entre cientos de espectadores de todas partes del mundo. Vestidos muy trabajados, la mayoría de ellos con apliques florales a lo largo y ancho. Escotes ilusión, la clásica silueta en A, favorable para todos los cuerpos, transparencias, bodys con falda sobrepuesta, piezas con corte princesa, grandes velos y capas en tul que recuperan el concepto de novia clásica.

Lo mejor: la ambientación, la magia que envolvía el escenario. Como dato curioso (y penoso) les cuento que siempre pensé que Reem Acra se trataba de una figura masculina. Lo mismo me pasó con Inbal Dror. ¡Ay, Mariana!

JESÚS PEIRÓ

Para celebrar su aniversario número 30, Merche Segarra, directora de la firma, creó un desfile en el que se vieron las siluetas que han sido parte de la historia estética de la marca. Una mirada a los básicos y a esos sellos de estilo que han diferenciado la trayectoria de su trabajo. Un tributo a esos años de aprendizaje y crecimiento. Heritage, nombre de la colección, reúne y consolida todo eso que los ha caracterizado, la exigencia, el esfuerzo, el trabajo artesano, la innovación y revela lo mejor del patrimonio de la firma: la precisión, la línea y el detalle. Para resaltar, la manera como incorpora el color negro en muchas de sus piezas en forma de tiras, lazos y cinturones. Un toque especial.

Lo mejor: al inicio, una bonita manera de conectar emocionalmente, fue la proyección de una breve entrevista donde la creadora habló sobre el valor sentimental de sus piezas.

MATILDE CANO

Me encanta ver cómo los complementos adquieren gran importancia en la industria. Por eso, aunque estamos hablando de vestidos de novia, y no de invitada, traigo a esta lista un par de propuestas de Matilde Cano. Coronas doradas medievales, cinturones en las caderas o aretas grandes que aportan toques de luz a cada una de las modelos que los lucen.

LAURA RIERA

Sentir (y mezclar) la rebeldía de los motociclistas, con la delicadeza de una novia. Motor Maids es una colección nupcial que propone representar en cada look todo lo que se necesita para hacer la Ruta 66 en moto. Yo me quedo con el mono y su gran escote en V, y con el look vestido + chaqueta biker.

Lo mejor: saber que viene más. Laura fue una de las cuatro integrantes de la pasarela Nuevos Talentos de la feria.

MARYLISE & REMBO STYLING

Eran las 10:30 de la mañana, pero el ambiente tenía aires nocturnos que nos transportaban a un espacio cosmopolita. El fucsia y el azul resaltaban, pero los vestidos con su esencia joven, moderna y atrevida seguían siendo protagonistas. Los diseños se volvían más fuertes y más gráficos, por ejemplo, usando motivos de estrellas, que son tan bonitos y están muy de moda. El estilo bohemio con vestidos vaporosos permanece, pero se aleja del "folky". Cosmic Love fue el nombre de la colección presentada por la firma belga.

Lo mejor: ver alternativas diferentes, que hacen sonreír a generaciones de novias más jóvenes con creaciones más modernas y frescas que nunca.

Comentarios

  • (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto