Natalia + David

Natalia + David

Hay amores que entienden de naturaleza, que saben escuchar el eco del viento, que siembran raíces tan fuertes como un árbol de Ceiba, que fluyen como el agua, porque confían en su cauce, en su ritmo.

Esta historia, la de Natalia y David, no es nueva en las páginas de esta Libreta. Es tan amplia y profunda como el mar. De ellos, ya hemos escrito dos capítulos: El origen Cuando la novia es diseñadora. Una mini serie para contar el universo entero que se encierra dentro de #ArteParaAmarte. Este cuarto habla de ese 21 de septiembre, de la conexión vivida aquel día, del amor de este par que se ha sabido esparcir.

EL DÍA ANTES

El viernes 20 de septiembre la cita era en La Cúpula, un bar rooftop en Manizales. La idea era romper el hielo entre tantas personas que no se conocían, compartir con sus invitados, estar cerca de tanto cariño. Todo iba según lo planeado: la Licorera les preparó unos cocteles, la tarde estaba tranquila. A las ocho de la noche, como habían previsto, se irían a descansar. Pero entonces, los papás de David y los de Natalia les dieron la primera sorpresa: en una pared del edificio del frente comenzaron a proyectar fotos desde que estaban más pequeños: esa historia que cuenta que desde los quince años están yéndose por la vida de la mano. Después, David le llevó serenata a Natalia y vallenatos —que le encantan a ella— y se armó una fiesta que duró mucho, muchísimo más que hasta las ocho de la noche…

Luego, había pijamada en la casa de Natalia: ella quería estar cerca de sus amigas en cada momento, porque vivir en otra ciudad hace que las extrañe, que cuando las vea quiera aprovechar el tiempo. Las invitó a dormir para que, al otro día, a partir de las siete de la mañana, se arreglaran juntas. Así comenzó el 21 de septiembre: rodeada del cariño que nunca se ha alejado de ella.

EL CONCEPTO: ARTE PARA AMARTE

Se parecen en poco. Ella acelerada, intensa, se sumerge en sus ideas. Él cauteloso, sereno, piensa cada punto y cada paso. Ella más expresiva, él más de silencios. Natalia madruga. David duerme. Natalia va al gimnasio. David practica golf, natación. Ella tan de afán, él tan pausado. Se parecen en poco, pero se encuentran en la vida, en la cotidianidad, en el amor. En su gato Apolo, que adoran. En el tiempo en familia, que tanto anhelan. En los amigos, que comparten. En la comida, que les gusta que sea equilibrada. En los viajes, que incluyen naturaleza. Se encuentran en el arte de Entreaguas, la marca que Natalia creó y que él dirige.

Se encuentran cuando creen que son un nosotros único, auténtico. Que Natalias y David hay muchos, muchísimos en el mundo, pero ellos son un universo propio. Por eso, no quisieron ser Natalia y David para su matrimonio. Quisieron, mejor, un nombre que los representara, que los diferenciara de tantas enes y tantas des. Un nombre que reflejara que siempre están más allá. Un nombre que es el lugar donde se encuentran, donde son: Arte para Amarte.

Le surgió a David, tan hábil en el juego de palabras y lo materializó Natalia, tan diestra en volver todo tangible. Un nombre. Un lugar. Un significado. Un título. Un hashtag. Un universo. Un cuadro inmortal, como el arte mismo.

EL VESTIDO BY ENTREAGUAS

De todo lo que Natalia adora de su vida, diseñar está dentro de los cinco primeros lugares. Su inspiración no se agota porque la encuentra en lo cotidiano, en la vida misma y estar viva, poder gozarse este universo, es un milagro que agradece todos los días. Para su vestido tenía claro que quería versatilidad. Libertad. Entreaguas como centro. Verse a ella misma como lo que se siente.

Quería que fuera muy artístico, que estuviera compuesto por cuatro piezas para transformarlo en varios momentos. Para la parte superior, un body que semejaba unas hojas tejidas sobre la piel. Para la parte inferior, dos faldas: la primera más cómoda, la de encima con más cuerpo, más amplia, con cola. Ambas sueltas, con movimiento… La cuarta pieza fue una capa larga en seda (como todo el vestido) que tenía un tejido atrás en macramé.

Esas cuatro semanas donde su equipo se dedicó a tejer, valieron la pena, la alegría: su vestido resultó siendo el mismo que imaginó. Disruptivo, con alma de agua, dos distintos con la esencia de uno mismo. Por eso, después de la ceremonia se cambió la capa imponente por otra más liviana y durante el primer baile se quitó la falda de encima para fluir con la más ligera. Es común en esta historia notar que cada punto va coincidiendo con otro, que entre todos tejen el significado de lo que son Natalia y David.

EL TRAJE BY MARIA ZULETA + ENTREAGUAS

En total, Natalia diseñó 47 vestidos, pero nunca supo del traje de David. Al estilo de María Zuleta se le unió el equipo de Entreaguas para darle ese toque de telas teñidas que tanto representa a la marca. El resultado fue una sorpresa para ella, que no sabía nada y, también, un traje simbólico, con historia de agua.

EL RITUAL DE LOS CINCO ELEMENTOS

Quisieron que fuera en Manizales, la ciudad de ambos, donde crecieron, donde están sus raíces. Quisieron un lugar campestre, porque creen que si hay un ser superior está, sobre todo, en la perfección de la naturaleza. Quisieron hacer un ritual, debajo de un árbol que les entregara parte de su energía.

Creen en las vibraciones de los demás, en la naturaleza, en su poder renovador. Creen en el amor de ellos y en el de los otros. Creen en el agua, la tierra, el aire, el fuego y el éter como una combinación de poderes genuinos, legítimos. Entonces, el ritual, guiado por Vínue, una sacerdotisa con mucha experiencia en ceremonias espirituales, fue de cinco elementos, de cinco momentos:

Aire. Quizás el momento más emotivo. El papá de Natalia cría palomas mensajeras. Eran seis canastas, cada una con diez, los papás de ella, los de él y sus hermanos, las soltaron al cielo; mientras de fondo se escuchaba a Impulso Sonoro de Manizales, ese grupo de una mujer soprano y varios niños, cantando Por Ti Volaré de Bocelli. Un símil del amor que se eleva, que se equilibra con el viento, que entiende de libertad.

Tierra. El momento para sembrar, para estrechar —como analogía— las raíces de un amor de años, de tiempo: un bonsai, que tienen hoy en su casa.

Fuego. Que nunca deje de arder, pero que tampoco queme. Que esté cálido, cuando haya frío: prendieron una mini fogata con antorchas.

Agua. Tan transversal a esta historia, tan causa y efecto: brindaron con vino.

Éter. Como sellándolos, como protegiéndolos, como refugiándolos en esa felicidad en la que estaban, Vínue les dio varias vueltas con un sahumerio.

El ritual siguió su cauce. Sol. Cielo celeste. 250 invitados. Marcela, una de las madrinas, les regaló unas palabras. Después siguieron ellos dos, cada uno con sus votos escritos, con sus palabras que honran el río que navegan. En ese momento, el hermano de Natalia, ese hermano que ella adora, ese hermano que estaba siempre en las salidas de ella, ese hermano que David también siente como uno, ese hermano que es barítono, les cantó Hoy Te Prometo, de Il Divo. Y esa voz, esa melodía, ese ímpetu, se fue yendo con el viento y tocó cada fibra, cada emoción. Ojalá la alegría pudiera describirse en palabras, porque entonces, este sería el momento de hacerlo. Cuando recuerdan ese día, por más lugar común que suene, sienten que ha sido el más feliz y si existiera una máquina del tiempo, allí viajarían más que muchas veces.

DECORACIÓN BY EXPERIESENSE

Arte para Amarte, ese nombre que eligieron para contar su historia fue el comienzo de otra más: Entreaguas Experiesense, su nueva empresa, su nueva marca, su nuevo rumbo. Toda la decoración estuvo guiada por atardeceres, por mares, por esos colores que pinta la naturaleza cuando el sol cae. Fue un universo donde el arte y el amor por él se trenzaron: de varios árboles colgaron brochas, hubo abanicos pintados, varios cuadros, las mesas se llamaron cosmos, aire, energía, constelación, galaxia, universo… 15 lámparas en macramé alumbraron el salón, a cada servilleta la envolvió una manilla que decía Arte para Amarte.

Una decoración hecha a mano por artesanas cabeza de hogar, teñida con una dedicación precisa y, además, cero desperdicios: cada pieza se volverá a usar.

COMIDA

Después de la ceremonia, el coctel. Una mesa grande de carnes frías, quesos, frutas y unos bailarines vestidos con trajes de Entreaguas que jugaban —al estilo Circo del Sol— con fuego y otros que representaban la tierra, el agua, el aire. Los acompañaba un violinista: danza y música, el arte —de nuevo— como foco y centro de esta celebración. Mientras tanto, los invitados probaron los dos cocteles que desarrollaron especialmente para ese día: uno a base de aguardiente y otro a base de ron. Ambos saborizados con lulo, naranja, cúrcuma, menta, anís; los ingredientes que componen el aroma de Experiesense.

Para la comida eligieron paella de carnes y de mariscos y para el postre una mesa de tortas que parecían obras de arte.

Después de la comida, vinieron las palabras de la mamá de Natalia, que habló de la vida como un continuo regalo: Ricardo, su esposo; Alejandro, su primer hijo adoptado; Natalia, su segunda hija adopatada; Mariana, la hermana de Alejandro que vive en Francia, pero no descansó hasta encontrarlo y conocerlo; Emanuel, el gran amor de Mariana y David, el gran amor de Natalia. Todas las personas que han llegado a su vida han sido regalos: de amor, de aprendizaje, de alegría, de trascendencia. Agradeció a todos por la compañía, por el cariño inmenso y, claro, los abrazos, las lágrimas, las sonrisas cómplices, las miradas se volvieron recuerdos indelebles.

LA FIESTA

Todos los días, cuando la alarma del celular dice que hay que despertarse, en la casa de Natalia y David suena Sorprenderte, esa canción romántica que canta Fonseca. Ese día la bailaron delante de todos sus invitados. La bailaron con un cariño y una mirada fija porque no querían —no quieren— olvidar que esas palabras las sienten propias. Los refleja. Los conecta.

Amanecer siempre sirviéndole a la vida,
y sonreír para darte los buenos días.
A sorprender con una muy buena palabra,
eres mi fuerza y lo que siempre me motiva,
mi inspiración llega cada vez que regresas,
le das el aire a mis mañanas y a mis huellas,
es mi pasión quererte y que tú a mí me quieras,
las cosas simples son la base de la vida.
Sorprenderte, hoy quiero sorprenderte,
para tenerte cerca cada día más.
Y entenderte, para poder quererte,
hoy te agradezco que en tu vida pueda estar.

 

Para el resto de la noche estaba Andrés Paternina, de La Movida de Cartagena, porque Natalia y David son fiesteros, enérgicos, su grupo de amigos también. Porque les gusta celebrar, cantar, bailar. Porque cuando están en modo fiesta no hay nadie que los pare. Por eso quisieron una hora loca distinta: volvieron los bailarines artísticos, repartieron balacas y turbantes, Natalia se puso una falda de tiras y a esa fiesta que había empezado desde el día anterior, se la bailaron, se la cantaron, se la disfrutaron. Pero el momento cúspide llegó cuando Alejandro, el hermano de Natalia se subió a la tarima y cantó unas seis canciones de plancha. Natalia y David también subieron. La energía de las personas aumentó. Aunque Natalia repite, una y otra vez, que ese día fue una oda a la felicidad; cree que ese momento: su hermano cantando, la gente sonriendo, David y ella con el corazón en todo el cuerpo es su recuerdo más especial, más trascendental, más profundo. La vida entera cupo ahí.

. . .

Natalia y David, dice un artista danés que el arte es la esperanza más pura. De parte de esta Libreta, les deseamos que la vida atardezca siempre cálida, que cualquier viento sepan sortearlo y respirarlo, que la naturaleza les ceda la calma y que el amor sea la esperanza cada vez que sientan que la pierden.

APUNTES FINALES

¿Qué consejos les darían a todas las parejas que en este momento están organizando su matrimonio?

Que hagan un matrimonio que represente lo que ellos son. Que cada momento que hagan tenga una razón de ser.

Cosas que consideren clave para que una relación sea un éxito.

Admiración. Lealtad. Incondicionalidad.

¿Por qué eligieron Cuba como destino de luna de miel?

Porque queríamos un lugar donde no pudiéramos hacer negocios (en todas partes siempre estamos viendo oportunidades nuevas) y así poder estar completamente desconectados.

ESTE TEXTO FUE ESCRITO POR JULI LONDOÑO PARA LLM.

(EN INSTAGRAM LA ENCUENTRAN COMO @CARECOCO). HERMANA DE PABLO, DE SANTIAGO, DE FELIPE. PERIODISTA, ENAMORADA DE LAS LETRAS HECHAS LIBROS, HISTORIAS, VIAJES, CANCIONES DE SABINA. SU FIRMA TIENE –SIEMPRE– UN ESPACIO EN LAS PÁGINAS DE ESTA LIBRETA MORADA.

CRÉDITOS

  • Lugar: Club Campestre.
  • Wedding planner: Mariana Jaramillo Bodas y Eventos.
  • Fotografía: Andrés Osorio y Andrés Montoya.
  • Video: Alex Boresoff y Javier Monsalve.
  • Decoración: Entreaguas Experiesense y Martha Germania.
  • Vestido de la novia: Entreaguas Wearableart.
  • Zapatos de la novia: Cuazar.
  • Accesorios de la novia: Capa Joyería.
  • Ramo/yugo: Martha Germania.
  • Bailarines: Pandora Producciones Manizales.
  • Grupo musical: Impulso Sonoro.
  • Ceremonia: Vinue Sacerdotiza de bodas.
  • Violin: Guigo Violín.
  • Carpa: Carpa Jack.
  • Víspera: Rooftop La Cúpula.
  • Trago: Licorera de Caldas.

Comentarios

  • Adriana Toro de Botero 17-11-2019 20:11

    Todas mis felicitaciones y admiración para Juli Londoño, escribe y describe con maestría, haciendo vivir y revivir los momentos de manera sublime! Sus palabras reproducen la magia de cada momento vivido!

  • (57) 315 383 6348 + (57) 310 549 0848 info@lalibretamorada.com

  • Suscríbete

    Regálanos tus datos para inspirarte, para estar más cerca de ti. Queremos consentirte, llenarte de ideas, actualizarte, contarte muchas historias.

    Sí, acepto